Escritosdemiuniverso

Este blog es como ese universo que construyo día a día, con mis escritos y con los escritos de los demás para que nos enriquezcamos unos a otros. Siéntanse libres de publicar y comentar. Les ruego, sin embargo que lo hagan con el respeto y la cultura que distingue a un buen lector y escritor natural.



“Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído…”
Jorge Luis Borges



viernes, 20 de febrero de 2015

Hacemos el amor o desayunamos primero?

Creo que la felicidad se debía ver reflejada en nuestros rostros aquel inolvidable martes pasado cuando paseábamos por el centro de París, de ahí el comentario espontáneo de ese raro personaje, un hombre ya maduro y de quizás de unos cincuenta años de edad, que al cruzar por nuestro camino y al vernos exclamó: “La main dans la main…. C’est ça le bonheur!!!!” (Ir de la mano, eso es la felicidad!!)

Efectivamente, volví a sentir un placer y una dicha como aquellos que en tantas ocasiones he vivido contigo… placer y felicidad que tú me has dado como nadie antes lo ha hecho…. y que quedan en la memoria como momentos de los más felices, de los más intensos, de los más gratos de la vida….

En fin, momentos inolvidables….!!!

Todo empezó a eso de las nueve de la mañana de ese día martes siete de mayo, después de una cena y de una noche terribles. Desperté antes que tú y sentía el corazón pesado, sentía angustia y también una opresión que solo se podía traducir en dolor…. Y qué dolor! Me negaba a creerlo, quería intentar hacer todo lo que fuese necesario para que no nos separásemos de nuevo, y esta vez sin posibilidades de volvernos a ver….

No pude dejar de preguntar lo que tú sentías… de nuevo se inició el diálogo…. hasta que por fin llegaron aquellas palabras que renovaban el proceso del amor, palabras mágicas, encantadoras, inolvidables que salieron de tus labios anunciando el fin de la angustia, de la tristeza, del malestar en el corazón y en todo el cuerpo. Fue algo así como “on fait l’amour ou on va prendre le petit déjeuner d’abord? (“hacemos el amor o tomamos primero el desayuno?”) Creo que solo a una francesa podría ocurrírsele decir tal cosa...

Sentí como si me hubieses tomado de la mano para hacerme pasar del infierno al paraíso….

Fue algo muy hermoso poder volver a recorrer la piel suave de tu espalda y de tus hombros, aproximarme a tu cintura, recorrer tu vientre y rodear tus hermosas caderas desnudas para poder así alcanzar tus piernas…. Pero tu sexo parecía reclamar mis manos y cuando llegué a él ya pude sentir de nuevo el deseo que expresaba…. Se había humedecido rápidamente y parecía que la adorada inundación no se encontraba lejos…. Pude humedecer mis dedos en tu vagina y penetrarla como no lo había podido hacer durante todos esos meses transcurridos en la lejanía.

Qué delicia, qué hermosura, qué belleza…

Fui sintiendo poco a poco como tu excitación crecía como lo denunciaban tus vibraciones, siempre tan sensuales, que se transmitían a mis manos y a todo mi cuerpo, hasta que llegó el momento en el que tus nalgas y tu sexo buscaban el mio…. Sin decir una sola palabra, solo con los movimientos ondulatorios de tus caderas, me pedías que te penetrase, que te hiciese mía una vez más….

Y volviste a ser mia…., volviste a ser mi amor, mi alma, mi vida toda….

Trampa peligrosa, incluso para el que ha caído en ella un sinnúmero de veces… Si bien se dice que es el hombre el que posee a la mujer, en nuestro caso, al final, el efecto resulta exactamente al revés…. Aunque yo sea el que penetra tu cuerpo eres tú la que penetra por cada poro de la piel, eres tú la que se instala en mi mente, en mi imaginación, en todos mis sentimientos…. No respetas ni siquiera mis sueños más profundos, apareces en todos ellos como si no te bastase encontrarte en mi mente durante el día… y todos los días….

Te encontrabas completamente desnuda, habías tomado un baño unos momentos antes y tu piel aun respiraba ese aroma de frescura, de pulcritud que te hacía aun más deseable….
Cuando te encuentras desnuda es cuando más me gustas, cuando más siento que te amo, cuando más siento ese deseo irreprimible de verte, de tocarte, de recorrerte con ojos, manos, boca…. cuando más siento que estoy completa y profundamente enamorado de ti….

Y estabas tan desnuda….

No solo tu cuerpo se mostraba ante mi con toda tu belleza, me mostrabas también tu alma encantadora, tus sentimientos, tus emociones, tus deseos….

Estabas tan bonita… y tan desnuda!!

Nos volvimos a besar como hacía tanto tiempo no lo hacíamos, besos de enamorados, besos que comparten labios, boca, lengua… besos que comparten el alma….

Contigo las ocasiones han sido tantas y tantas en las que siento que el corazón me va a estallar de alegría, de energía contenida, de felicidad, que solo han podido traer como resultado que te siga amando, que siga enamorado de ti, de mi Isabelle, de mi mujer, de mi amor, de mi diosa del amor, de mi Venus…. de “mon bien…”

Después vino un masaje con el que mis manos volvieron a recorrer tu adorable espalda, tu cintura, tus caderas…. El ritual se repetía y cuando te recorría sentía de nuevo que la excitación crecía y que te deseaba una vez más, quería renovar ese amor que solo se experimenta una vez en la vida…. Me coloqué encima de ti y esta vez mi sexo buscó el tuyo…. Te penetré nuevamente y esta vez sentí que también estaba siendo esperado… y deseado…

Volvimos a recordar tu posición favorita cuando hacemos el amor y esta vez fue el éxtasis…

Sentí como si una corriente eléctrica fuese entrando por mi cuerpo y fuese llegando hasta las células situadas hasta los puntos más remotos…desde el cabello hasta los pies sentí ese orgasmo magnífico, único, hermosísimo… inolvidable!!!

Mientras que volvía a descubrir el dulce sabor de tus labios, la transparencia de tu mirada y los movimientos sensuales de tus caderas y de todo tu cuerpo, pasaron por mi mente en un solo instante escenas de todos esos sitios en donde hemos hecho el amor hasta alcanzar el placer infinito....

Tantos lugares que me han visto con mi Isabelle… “la main dans la main…”

Podría ahora decir, parafraseando a Víctor Hugo que cuando estoy triste y sin ti, tengo 80 años, cuando me siento feliz, como ahora lo estoy, tengo 22!



1 comentario:

  1. Hay temas interesantes en este blog, bueno en realidad no sé si Don Quijote sea la primera novela moderna , me parece que como novela propiamente dicha la primera novela es Mdame Bobary de Flauvert en fin .. , saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. Lidia

Escritura

Escritura
esa pluma que todos hubiéramos querido tener entre nuestros dedos