Escritosdemiuniverso

Este blog es como ese universo que construyo día a día, con mis escritos y con los escritos de los demás para que nos enriquezcamos unos a otros. Siéntanse libres de publicar y comentar. Les ruego, sin embargo que lo hagan con el respeto y la cultura que distingue a un buen lector y escritor natural.



“Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído…”
Jorge Luis Borges



miércoles, 27 de febrero de 2013

TRAS LA MÁSCARA


TRAS LA MÁSCARA
            De repente esa imagen me resulta extraña. Círculos verde claro como los de ciertos dibujos animados japoneses. Sin las pestañas postizas impresionan como cuadros futuristas, incomprensibles, enmarcados por unos finos arcos dibujados con lápiz negro que no acusan movimiento alguno. Viejas persianas, ahora abiertas con desmesura, sorprendidas. Nunca antes las vi llorando y ahora desprenden gotas densas, pegajosas y negras.
            Sobre el mentón distingo un rojo corazón de rouge, menos ancho que el dedo meñique, ahora manchado de negro y deformado. No sonríe, en cambio percibo el pavor. A simple vista, nadie puede saber si tras esa forma ridícula hay humedades o un vacío interminable y seco. Esa grieta cerrada se abre y estalla en monosílabos agudos tratando de ahuyentar el miedo.
            Arriba, y en esa imagen que dolorosamente se va transformando de a poco, un apéndice inmenso y carnoso con dos agujeros, de los que sobresalen descuidadamente unos finos pelos aún ardiendo de clorhidrato.           
            Dos óvalos heridos de plata 900 sobresalen a los lados de una forma casi calva sobre la que hace instantes descansaba una peluca pelirroja.
            El resto, blanco pálido, talcoso.
            Esa cara en dos dimensiones, hace apenas unos minutos la de un travesti, va a desaparecer en el momento en el que yo, mujer atrapada en cuerpo masculino, apague la luz del baño y deje de mirarme en el espejo.

ILUSIONES

ILUSIONES

Tímido jinete
cabalgo en el lomo
de mundos improbables

Dormida arremeto
venciendo molinos
sueño que madrugo
y que soy canario
trino alimentado
de alpiste y de nombre

Cada amanecer
huesos en ovillo
creo que despierta
desordeno redes
de mundos ajenos

Como hipnotizada
me pienso mujer
madre compañera

Personajes ilusos
componen mi vida

Conciencia tramposa

Durmiente constante
reestrenando eclipses
en cada jornada

Soy tan sólo máscaras

Cuando me recuerdo
sé que nada hago
 y todo sucede




Escritura

Escritura
esa pluma que todos hubiéramos querido tener entre nuestros dedos